Los dos equipos más poderosos de La Liga se vuelven a ver las caras en un enfrentamiento marcado por las cuestiones sociales que vive la ciudad.

Este miércoles se enfrentan Barcelona y Real Madrid en una nueva edición del clásico de España. El Camp Nou se viste de fiesta para recibir a los dos líderes de La Liga en un duelo que en realidad debió disputarse en octubre, pero por le conflicto social que se vivió entonces en Cataluña se aplazó para diciembre. Para esta tarde se espera una audiencia mundial con cerca de 650 millones de espectadores distribuidos en 180 países. En América Latina puede seguirse por ESPN 2.

La salida de los equipos estuvo marcada por el reclamo catalán. El amarillo y el rojo invadieron las gradas, mientras que las pancartas de “España, siéntate y habla” se leyeron en todo el estadio.

Los primeros minutos encontraron al conjunto local replegado y listo para el contragolpe con Lionel Messi de conductor. Pero la defensa madrileña estaba listo para esto y cortó todos los intentos sin mayores problemas.

La primera situación clara del partido fue a los 16 minutos a través de una pelota parada, cuando Gerard Piqué salvó sobre la línea un cabezazo de Casemiro, que le había ganado la posición a Rakitic. Minutos más tarde, Ter Stegen se lució al anticipar un buscapié de Benzema y al sacar al tiro de esquina un disparo de media distancia de del volante brasileño.

El Barcelona reaccionó cuando ya iba media hora de juego. Fue Messi quien tuvo en sus pies la oportunidad, al aprovechar un rechazo corto de Courtois en el área de frente al arco, pero Sergio Ramos rechazó sobre la línea el disparo. El delantero argentino apreció nuevamente a los 40 minutos, pero en esta ocasión fue para asistir a Jordi Alba, quien llegó solo por izquierda y al intentar acomodar su remate contra un palo, se le terminó yendo ancho.

En el complemento la tónica del partido se modificó. El equipo azulgrana salió en busca del triunfo y aparecieron las conexiones entre Griezmann, Messi y Suárez, mientras que Rakitic se adueñó del mediocampo. El argentino tuvo la más clara tras una asistencia del francés, pero no pudo enganchar el balón y terminó trastabillando en el área chica.

Valverde mandó entonces al campo de juego a Arturo Vidal en lugar de Semedo y bajó a Sergi Roberto a la línea defensiva. Así, De Jong se soltó más y el equipó comenzó a ganar el mediocampo, sobre todo cuando Casemiro vio la tarjeta amarilla y quedó condicionado en la marca.

El equipo de Zidane contestó cerca de los 20 minutos del complemento cuando Mendy desbordó por izquierda y asistió a Gareth Bale para que defina a gol, sin embargo, el VAR determinó que el lateral francés estaba en fuera de juego.

A falta de 10 minutos para el final, entraron Modric y Rodrygo en lugar de Valverde e Isco para darle frescura al ataque blanco. Por su parte, en el equipo local ingresó Ansu Fati y salió Griezmann, de irregular performance.

Ernesto Valverde no debería tener muchas dudas en su alineación. Con todos los futbolistas disponibles, la única variación sería el ingreso de Semedo en la defensa y la ubicación de Sergi Roberto como mediocampista. Además, Rakitic volverá a aparecer en el once inicial al lado de Busquets y Frenkie De Jong. Además del estreno del mediocampista holandés en un Clásico, También lo será para Antoine Griezmann, que acompañará a Luis Suárez y a Leo Messi.

El Real Madrid, en tanto, añora a su nueva estrella, Eden Hazard, la gran ausencia del clásico. Cubrir su baja es la única duda por despejar para un Zinedine Zidane. En la que sería su enésima resurrección, el galés Gareth Bale parte como favorito a la vacante en ataque por la que pelea con los brasileños Rodrygo y Vinicius. Karim Benzema es una fija.

Nunca perdió Zidane en el Camp Nou en sus cuatro partidos dirigidos, lo que le permitió igualar un récord de Miguel Muñoz que superará en caso de no caer derrotado. Se convertiría en el primer entrenador de la historia del Real Madrid que rinde cinco visitas al eterno enemigo sin perder una sola.

Será el clásico número 242. Hasta ahora el Barcelona ha ganado 96, el Real Madrid 95 y 51 partidos finalizaron en empate. Los azulgrana suman 397 goles y el Real Madrid 402. Números igualados del gran clásico del fútbol español que en esta edición llega marcado por lo que ocurre fuera del terreno de juego.