Fuente: Infobae.

El impresionante estallido provocó serios daños y destrozos en un radio de cinco kilómetros. El ministerio de Salud ha confirmado al menos 73 muertos y 3.700 heridos. Al terminar la presente nota.

Escombros por doquier, columnas de humo y el incesante chirrido de las sirenas. Ese es el panorama que se observa en la zona del puerto de Beirut tras la masiva explosión que dejó al menos 73 muertos y miles de heridos, y llevó a que el Concejo de Defensa del país declarara a la ciudad como Zona de desastre.

Las imágenes fueron tomadas desde un edificio ubicado frente al depósito del puerto donde tuvo lugar el hecho. La construcción desde donde fueron grabadas las imágenes, al igual que prácticamente la totalidad de aquellas ubicadas en las zonas aledañas, no se salvaron de las consecuencias del estallido. Vidrios rotos, estructuras y hasta techos colapsados son la norma.

Testigos presenciales indicaron a la agencia EFE que hubo viviendas ubicadas a más de cinco kilómetros del puerto cuyos vidrios también se rompieron, y que se registraron daños estructurales de diversa consideración en un radio de más de dos kilómetros. El Concejo de Defensa de El Líbano declaro a Beirut como zona de desastre.

Imágenes difundidas en las redes sociales mostraron el momento en el que se produjo la detonación, que provocó una gran nube con forma de hongo y una fuerte onda expansiva que ha afectado a varios barrios de la ciudad y ha provocado daños materiales.

El director de la Seguridad General libanesa, Ibrahim Abbas, afirmó a los medios en una visita al puerto de Beirut que “parece que la explosión ocurrió en un almacén con material altamente explosivo confiscado desde hace años”.

Estos materiales fueron identificados luego como nitrato de sodio, un compuesto químico utilizado en la fabricación de explosivos de uso militar y para combustible sólido de cohetes, y se reportó que fueron confiscados un año antes a un buque en el puerto de Beirut.

Poco después se informó que también había nitrato de amonio, de similares propiedades que el nitrado de sodio, pero tristemente célebre por tratarse de un típico elemento utilizado por grupos terroristas para fabricar sus explosivos caseros. De acuerdo al director de Seguridad, Abbas Ibrahim, en el puerto de Beirut había 2.750 toneladas de nitrato de amonio, almacenados desde hace seis años.

Las autoridades han dado orden de movilizar al Ejército, habilitar las instalaciones hospitalarias para la atención de los heridos y la provisión de refugio a todos aquellos que se han visto desplazados por la deflagración.

El Gobierno libanés declaró día de luto nacional el miércoles por las víctimas de la explosión y ha anunciado una investigación para que los responsables respondan por lo sucedido.

“Lo que sucedió hoy no pasará sin que se rindan cuentas. Los responsables de esta catástrofe pagarán el precio”, advirtió el primer ministro Hassan Diab. “Esta es una promesa a los mártires y a los heridos”, remarcó el jefe del Ejecutivo.

“Es una catástrofe en todos los sentidos”, lamentó al ser interrogado por la televisión cuando visitaba un hospital de la capital. “Los hospitales de la capital están todos llenos de heridos”, subrayó, antes de pedir que se trasladen a otros heridos a los centros hospitalarios de las afueras de la capital.

Por su parte, Georges Kettaneh, el presidente de la Cruz Roja libanesa, habló de “centenares de heridos” en una declaración en la televisión libanesa LBC. “Estamos abrumados por las llamadas telefónicas”, dijo.

La organización ha desplegado más de 30 equipos para atender a los afectados y ha pedido a las ambulancias de todo el país que acudan a la capital, tal y como dijo a través de su cuenta oficial de Twitter. Al mismo tiempo, centros hospitalarios y usuarios en las redes sociales están pidiendo donaciones de sangre urgentemente y otros afirman que los hospitales están desbordados.

En otro pasaje de su locución, Diab también hizo un llamado a la asistencia de la comunidad internacional para ayudar al Líbano, que ya está sumido en su peor crisis económica en décadas: “Envío un llamamiento urgente a todos los países que son amigos y hermanos y que aman al Líbano, para que estén a su lado y nos ayuden a tratar estas profundas heridas”.

Israel, que no tiene relaciones diplomáticas con Líbano, se ha sumado a la lista de países que ofrecieron ayuda humanitaria a este país tras la explosión en el puerto de Beirut, que también incluye a Francia y Estados Unidos. El Ministerio de Defensa informó que Israel se comunicó con El Líbano mediante “canales de seguridad y diplomáticos internacionales” y ofreció “ayuda médica humanitaria” y “asistencia inmediata”.