Fuente: Cámara de Diputados, CUT.

  • Conforme a lo establecido por la Constitución, se informará sobre el hecho al Presidente de la República, quien podrá solicitar que el mensaje pase al Senado y, si este lo aprueba en general por los dos tercios de sus miembros presentes, volverá a la de su origen y solo se considerará desechado si esta Cámara lo rechaza con el voto de los dos tercios de sus miembros presentes.

Por 53 votos a favor, 78 en contra y 14 abstenciones, la Sala de la Cámara de Diputadas y Diputados rechazó, en la sesión de esta tarde, el proyecto que reajusta el monto del ingreso mínimo mensual (IMM), así como la Asignación Familiar y Maternal, y el Subsidio Familiar.

La propuesta, en primer trámite legislativo, iba a ser votada en el día de ayer, sin embargo, se abrió un espacio de nueva negociación que no prosperó y que no permitió cambiar el texto planteado por el Ejecutivo, con lo cual, conforme a los acuerdos definidos ayer por los Comités, se votó sin discusión.

Por efecto de lo anterior y tal como lo informó el Vicepresidente de la Corporación, diputado Francisco Undurraga (Evópoli), el paso siguiente es informar al Presidente de la República que procede la aplicación del artículo 68 de la Constitución Política que indica:

“El proyecto que fuere desechado en general en la Cámara de su origen no podrá renovarse sino después de un año. Sin embargo, el Presidente de la República, en caso de un proyecto de su iniciativa, podrá solicitar que el mensaje pase a la otra Cámara y, si esta lo aprueba en general por los dos tercios de sus miembros presentes, volverá a la de su origen y solo se considerará desechado si esta Cámara lo rechaza con el voto de los dos tercios de sus miembros presentes”.

Texto que se planteaba

La propuesta del Ejecutivo consideraba, para el período septiembre 2020-septiembre 2021, un salario mínimo con una variación nominal de 0,4% y 0% real, que lo dejaba en 322 mil pesos. Este alza, que comenzaría a regir de manera retroactiva a contar del 1 de septiembre de 2020, se aplicaba para los trabajadores mayores de 18 años y hasta de 65 años.

Luego, el texto indicaba que, a contar del 1 de marzo de 2021, el monto se reajustará en el 100% de la variación que haya experimentado el Índice de Precios al Consumidor (IPC), determinado e informado por el Instituto Nacional de Estadísticas, entre septiembre de 2020 y febrero de 2021, siempre que dicha variación fuera positiva. Además, incluía una fórmula de ajuste de las cifras.

La iniciativa también contemplaba el reajuste para los trabajadores menores de 18 años y mayores de 65 años, así como para el ingreso mínimo mensual para efectos no remuneracionales.

Del mismo modo, incluía los nuevos montos de la Asignación Familiar y Maternal del Sistema Único de Prestaciones Familiares y del Subsidio Familiar.

Por último, entre otras consideraciones, el proyecto definía la vía de financiamiento y establecía que, a más tardar, en agosto de 2021, el Presidente de la República enviaría al Congreso Nacional un proyecto de ley que proponga un nuevo reajuste al monto del IMM, así como de la Asignación Familiar y Maternal, y del Subsidio Familiar, con el objeto de que comience a regir a contar del 1 de septiembre de 2021.

Por su parte la Presidenta de la CUT, Barbara Figueroa, celebró lo acontecido en el Parlamento, porque, en primer lugar: “…se suma a un ejercicio de presión para obligar al Gobierno a sincerar, en primer lugar, las cifras; dar cuenta de los verdaderos recursos con los que cuenta” y así se resuelva un reajuste digno, sobre todo teniendo en cuenta la angustia e incertidumbre de los trabajadores(as) y sus familias en este contexto de pandemia.

Recordó también que, al Gobierno, la Cámara de Diputados le dio 24 horas: “…para que se volviera a sentar con la CUT y tratara de construir un acuerdo. Nosotros asistimos a esa reunión con el ministro (Briones) pero no aceptamos que el Gobierno pretenda chantajearnos y exigirnos un acuerdo para poder sincerar las cifras”.

En ese contexto, la presidenta de la multigremial emplazó al Senado, señalando que se espera que la Cámara Alta: “…no se transforme en el muro de contención para impedir que podamos avanzar en un reajuste digno. Todos sabemos que tenemos más recursos sobre la mesa y esperamos que el Gobierno sincere esas cifras y que, efectivamente reconozca lo que está disponible (…) para que podamos avanzar en un reajuste acotado hasta marzo”.