Procedimiento se concretó en feria de Calama.

La tarde del domingo Carabineros de la 1ª Comisaría de Calama realizó un importante trabajo preventivo al desbaratar seis puntos de venta de fuegos artificiales.

Según los antecedentes de acuerdo a la información que mantenía Carabineros de esta unidad y de su sección especializada, SIP además del OS7 de la Prefectura de El Loa, se estaría desarrollando la venta de estos productos ilegales en la feria rotativa y ferias libres de la comuna.

Ante esto cerca de las 11:00 horas la 1ª Comisaría de Calama desplegó un servicio focalizado, en conjunto con el OS7, detectándose dos puntos de ventas de fuegos artificiales ilegales en el sector feria rotativa ubicada en Avenida Grecia.

En estos procedimientos se incautaron casi 17 mil unidades de fuegos artificiales siendo infraccionado  YMRQ quien además mantiene antecedentes por Ley de Propiedad Intelectual.

En forma paralela Carabineros de la SIP de Calama también se desplegó por las ferias libres de la comuna concretando cuatro procedimientos en los cuales se incautaron un total de 15.341 fuegos artificiales quedando 4 personas citadas al Juzgado de Policial Local identificadas como RMYM, NCC, JEVV (registra 1 causa por porte arma cortante o punzante) y EAAP. 

PREVENCIÓN

En este sentido Carabinero recordó que los fuegos artificiales, pirotécnicos, sus partes, piezas y otros elementos de similar naturaleza se encuentran sometidos a control de la autoridad, quedando su uso y venta prohibidos para fines domésticos mediante la ley 19.680 por su alto grado de peligrosidad pudiendo conllevar sanciones restrictivas de libertad y multas. 

No obstante más allá de las meras sanciones a su comercialización y manipulación de estos elementos la importancia de seguir estos consejos la deja de manifiesto el Asesor Médico del Laboratorio de Criminalística de Carabineros, Labocar Antofagasta, Dr. Rodrigo Valdés, quien señala que la manipulación de estos elementos  y de quienes se encuentran próximos a ellos suponen un riesgo de lesión básicamente por efectos del fuego y/o detonación, pudiendo afectar principalmente cara, brazos y ojos, con quemaduras muchas de ellas graves, lesiones oculares e incluso amputaciones, siendo los más afectados en muchos casos menores los que pueden incluso sufrir lesiones que los afecten de por vida. 

Si bien Valdés señala que la prevención es el elemento clave para evitar estas situaciones también es importante la oportuna reacción ante lesiones señalando “lo primero que se debe realizar es limpiar la zona afectada con abundante agua fría cubrir la zona afectada con una gaza estéril y trasladar al afectado a un centro asistencial lo más pronto posible”.