Por Arelly Alvarez Cárdenas, Nutricionista – Dietista.

Hoy en día en nuestros hogares se vive con incertidumbre por la situación que atraviesa el país debido al COVID-19, lo cual nos lleva a cuadros de angustia, ansiedad y estrés, que en algunos casos provoca una alimentación desbalanceada.

En cuanto a la alimentación, por lo general los cuadros de estrés y ansiedad llevan a consumir alimentos con alto índice de azúcar o en algunos casos con alto contenido de grasas saturadas, lo cual afecta directamente en nuestro organismo, haciéndonos aumentar de peso de manera considerable. Es por esto que se recomienda lo siguiente:

– En primer lugar hay que instaurar un orden general en nuestras comidas principales (desayuno, almuerzo, once y cena), estableciendo horarios, para así evitar el consumo de alimentos extras a nuestra dieta diaria.

– Es importante también preservar nuestra masa muscular, ya que se encarga de mantener nuestra capacidad funcional óptima, y esto se asegura consumiendo alimentos ricos en proteínas como lo son carnes, huevos, pescados, etc a lo largo del día.

– Disminuir o restringir el consumo de alimentos con alto índice de azúcar y grasas saturadas, como lo son los pasteles, “comidas chatarras”, bebidas, dulces, así también como el alcohol, ya que sólo nos aportan calorías innecesarias y además nos aumentan los cuadros de ansiedad y estrés.

– Lo importante y primordial es favorecer el consumo de frutas y verduras, ya que fortalecen el sistema inmune, como por ejemplo alimentos ricos en vitamina C (verduras amarillas, naranjas o frutas rojas, ya que contienen betacaroteno que es un antioxidante que tiene un rol importante en la inmunidad de la piel y mucosas.

– Favorecer el consumo de alimentos ricos en vitaminas del complejo B como lo son las carnes magras y los cereales integrales, ya que su aporte es importante para la construcción de nuestro sistema inmunológico.

– Y por último el consumo de yogurt y sus derivados ayuda a aumentar la resistencia a ciertas infecciones y mantiene la microbiota óptima.

Es importante seguir estos consejos para evitar que nuestra salud y organismo se vean afectados por una mala alimentación.