Como el gobierno alemán compró el 20% de Lufthansa, una empresa que estaba sana y era rentable antes de la pandemia y puede volver a serlo, así se debería ayudar a la aerolínea chilena a recuperarse, y de paso dar un respiro a sus trabajadores, pero no una ayuda estatal gratis a cargo de recursos públicos», señaló el parlamentario Regionalista.

El diputado de la Federación Regionalista Verde Social, Esteban Velásquez, se refirió a la decisión de Latam Airlines de acogerse al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de EEUU., y principalmente a la reacción del gobierno, quienes en medio del debate sobre la ayuda financiera a las grandes compañías, indicó a través del Ministerio de Hacienda que «evaluará la conveniencia y oportunidad para contribuir al éxito del proceso de reorganización» de la aerolínea.

Al respecto, el parlamentario, quien hace unos días presentó junto a la diputada Claudia Mix (Comunes), proyecto para declarar como empresa de interés nacional a Latam Airlines señaló que «es efectivo Latam se encuentra hoy día en una compleja situación financiera y económica, pero debemos tener muy claro que ni esta aerolínea ni cualquier otra empresa puede recibir ayuda del Estado gratis a cargo de recursos públicos, si es que no hay ganancias en común, es decir, gana la empresa y también tiene que ganar es Estado y, en ese sentido, creemos que una buena alternativa sería que el Estado de Chile comprara parte de lo que hoy día es Latam».

«Como está ocurriendo en Alemania, que el Gobierno alemán compró alrededor de un 20% de Lufthansa, y así los beneficios son comunes. Se trata también que el Estado alcance y se haga de empresas que son estratégicas y que son de alto interés nacional y, sobre todo, una vez que se produzca entre comillas este negocio, también los trabajadores se vean beneficiados y aquellos que ayer fueron despedidos se reincorporen».

En este sentido, Velásquez recalcó que «el elemento más estratégico que puede tener Latam son sus trabajadores, aquellos que han sido despedidos y con la ayuda del Estado podrían ser reincorporados. Me parece que este camino se está iniciando, pero sin duda el Estado debe hacerse notar con mucha fuerza, pues con la compra de un porcentaje de Latam ganan todos, también los trabajadores, la empresa y por supuesto el Estado de Chile«, concluyó.