La Pontificia Universidad Católica de Chile en alianza con una empresa minera de la zona donaron al Hospital Regional de Antofagasta equipamiento para la rehabilitación neuromuscular. Estos equipos serán de especial utilidad ante el aumento de personas con secuelas producto del Covid-19 que debieron pasar por ventilación mecánica invasiva por largos periodos y/o una traqueotomía.

Los equipos consisten en un “TrainFes 6 Advanced” y un clicloergometro dual activo pasivo asistido   significaron una inversión que superó los 11 millones de pesos.  Los fondos para ambos equipos provinieron del Proyecto Esperanza, iniciativa conjunta de la Pontificia Universidad Católica de Chile y una cuprífera de la Segunda Región, que buscó implementar una estrategia que ayudara a disminuir el impacto de la pandemia en poblaciones vulnerables, en base a la mejor evidencia disponible, de las comunas de Pozo Almonte, Antofagasta, La Pintana y Puente Alto. 

En términos sencillos un cicloergómetro es una pedalera para pies y brazos adaptada especialmente para pacientes con daños neuromusculares.

En cuanto al TrainFes, este un sistema de electroestimulación funcional que inyecta impulsos eléctricos en los músculos de forma coordinada para lograr movimientos.

Moisés Campos, ingeniero civil biomédico y cofundador de la empresa TrainFes fue el profesional encargado de traer el equipamiento hasta el Hospital Regional de Antofagasta y capacitar al personal médico que lo usará en el recinto asistencial.

Campos explicó que este aparato favorece la neuroplasticidad mediante la reeducación del movimiento, es decir, que el cerebro vuelva a aprender los movimientos perdidos. El proceso con este equipamiento lleva menos tiempos que en una terapia convencional.

Para lograr la estimulación funcional de los músculos, este sistema cuenta con un sensor inercial que “lee” los movimientos o trabajos que el paciente quiere realizar e inyecta impulsos eléctricos en forma funcional y natural, detalló.

El aparato también cuenta con perfiles de tareas programadas que el usuario puede controlar desde un dispositivo móvil.  Si bien este sistema es usado preferentemente en la modalidad bicicleta, remo y marcha, también puede programarse para otras tareas como, por ejemplo, aprender a comer otra vez luego de una traqueotomía

Lorena Flores, médico fisiatra del servicio de medicina física y rehabilitación del Hospital Regional de Antofagasta, detalló que han visto un crecimiento en el número de pacientes producto del Covid-19.

“Lamentablemente con la pandemia se está produciendo bastante discapacidad y, por los mismo, el recurso humano a veces no logra ser suficiente para todas las terapias que nos gustaría otorgar.  Esperamos que tecnología como esta nos permita otorgar atenciones más eficientes, llegar a más personas y obtener resultados más rápido de lo que estamos habituados a ver en nuestra práctica clínica.