El peso chileno cerró este miércoles con una fuerte baja y anotó su mínimo nivel histórico, presionado por una alta demanda de divisas debido a la incertidumbre de los inversores por una ola de protestas que sacude al país hace más de 40 días.

Al término de la sesión, el peso cayó un 2,48% a 819,50 unidades por dólar comprador y 819,80 unidades vendedor.

Se trata del mayor nivel del dólar desde el pasado 14 de noviembre, cuando la divisa estadounidense concluyó en $803,80.

En 2019 el peso acumula una baja del 15,3% frente a la divisa estadounidense, que se compara con una depreciación del 11,4% que registró al cierre del año pasado.

«El peso está muy presionado por la incertidumbre de los inversionistas que se refugian en el dólar ante los temores de que las manifestaciones sigan creciendo y tengan consecuencias desastrosas para la economía», dijo un operador de una corredora de bolsa en Santiago.

Esta nueva alza tiene como telón de fondo otra jornada de violentas manifestaciones, que ya suman 41 días y preocupa a las autoridades económicas.