Las propuestas fueron incluidas en el documento final que fue votado hoy por los obispos y que ha sido uno de los temas más controvertidos en estas semanas de debate. Además, el Pontífice anunció que volverá a convocar la comisión sobre diaconado femenino: “Recojo el guante de que las mujeres sean escuchadas”.

El Sínodo sobre la Amazonía aprobó hoy la propuesta de poder ordenar sacerdotes a hombres casados en las zonas más aisladas de esta región, una iniciativa incluida en el documento final que fue votado hoy por los obispos y que ha sido uno de los temas más controvertidos en estas tres semanas de debate.

Según las normas del Sínodo, cada uno de los puntos del documento final – fruto de las peticiones y debates de estos días- para ser aprobado necesitaba el voto a favor de los dos tercios de los obispos presentes, que hoy era 120.

Los 120 puntos del documento final fueron aprobados por los dos tercios de los obispos, pero el relativo a los curas casados fue el que registró un resultado más ajustado y el que recibió más votos en contra, 41.

El documento final pasó ahora al papa Francisco, quien como anunció hoy elaborará un documento, una exhortación apostólica postsinodal, sobre los temas abordados y se verá su decisión sobre la propuesta de los llamados “viri probati”, los hombres de probada fe que, a pesar de estar casados, podrían ser sacerdotes.

El documento final argumenta en su punto 111 que «muchas de las comunidades eclesiales del territorio amazónico tienen enormes dificultades para acceder a la Eucaristía. En ocasiones pasan no solo meses, sino incluso años para que un sacerdote la celebre o realice un sacramento de reconciliación o la unción de enfermos».

Asimismo, se aprobó la petición de que las mujeres puedan ejercer nuevos ministerios, como el de poder leer las Escrituras o ayudar en la misa y distribuir la comunión, y poder «ser escuchados» sobre la posibilidad de la ordenación de las diaconisas.

Los obispos aprobaron «revisar el documento de San Pablo VI ‘Ministeria quedam’ para que también las mujeres, adecuadamente formadas y preparadas puedan recibir los ministerios del Lectorado y el Acolitado entre otros a ser desarrollados».

En el documento se explica que, aunque en muchas consultas se solicitó el diaconado permanente para la mujer y el tema estuvo muy presente, ya el papa encargó a una comisión un estudio en 2016 que llego a un resultado parcial y, por tanto, propone poder «compartir experiencias y reflexiones con la comisión y esperamos sus resultados»