Por Miguel Álvarez, VP de Blue Yonder.

Webinar “Visibilidad logística en minería, apoyo de extremo a extremo”.

  • “La operación de la cadena de suministro de una compañía puede ser fuente de su vulnerabilidad, pero haciendo las inversiones correctas, generando el capital humano y determinadas mejoras, puede ser el pilar de la resiliencia y flexibilidad para operar en tiempos cambiantes”, dice Miguel Álvarez, VP de Blue Yonder.

Hace poco más de un mes, un estudio de McKinsey reveló el impacto en 23 industrias globales, de seis eventos que podrían afectar la cadena de suministro: pandemia, disputas comerciales, temas geo-físicos, ataques cibernéticos, olas de calor e inundaciones. Dentro de las 23, se constata que minería está entre las 5 que tienen un mayor grado de vulnerabilidad.

Esto, obedece a que esta industria es intensiva en recursos energéticos, equipamiento y humanos, y tiene un amplio ecosistema de proveedores primarios y secundarios que atienden las operaciones mineras y donde cualquier falla tiene efectos catastróficos en la misma operación, coinciden expertos en webinar “Visibilidad logística en minería – apoyo en los procesos logístico de extremo a extremo”, organizado por Blue Yonder, proveedor global para una plataforma integral de cadena de suministro digital y con 25 años en Latinoamérica.

“La minería no puede parar, es una industria 24×7 por lo que es fundamental identificar, aminorar y mitigar riesgos en cada uno de los eslabones”, señaló Miguel Álvarez, VP Industry para Latinoamérica de Blue Yonder.

Por su parte, Jaime Rebolledo, Manager Associate de PwC hace referencia al contexto: “la minería está muy retrasada en digitalización en distintos aspectos, en todo lo que tiene que ver con transacciones, cadena de suministro, en captura de información para tomar decisiones más rápido, interacciones con clientes y cadena de suministro”.

Agrega, por ejemplo, que en la operación de una bodega se perciben diferencias mínimas de hace seis meses versus 5 años atrás. “Hay mucho trabajo manual, incluso el uso de planillas Excel, escasa estandarización, poca eficiencia operativa y falta de agilidad que se transforma en pérdidas operacionales”.

Respecto a esto último, “un hub crítico de la cadena de suministro son los centros de distribución y bodegas, donde se gestionan equipos nuevos y reparados, piezas y partes, reactivos, etc. considerando primero la necesidad de eficiencia y disminución de costos, y segundo, precisión de la operación e incremento de velocidad. Hay presión por ser muy eficientes y con un nivel razonable de costos”, añade Miguel Álvarez.

Por ello, indica, es necesario invertir en tecnología, para alcanzar 4 pilares:

Visibilidad: Tener una visibilidad completa de la operación, conocer la posición de inventario de equipos, piezas y partes, el estado de flujo de materiales y poder cumplir con las expectativas del cliente.

Agilidad: Tener un espejo digital 24×7 monitoreando la operación y que dé respuesta rápida en todas sus etapas para adaptarse a cambios en la demanda, señales y flujo de entrega.

Eficiencia: Altamente automatizada para disminuir costos y proveer escalabilidad a la operación, siendo sustentable con el medioambiente.

Resiliencia: prever problemas -donde el contar con un Control Tower es esencial- y tomar cursos de acción correctivos con mínimo efecto final (las torres de control para la cadena de suministro son plataformas que fungen como un repositorio central dotado de tecnología que permite procesar datos y tener una visibilidad completa de todos los procesos de la cadena de suministro, haciéndola más eficiente y rentable para el negocio.

“La operación de la cadena de suministro de una organización puede ser fuente de su vulnerabilidad, pero también, haciendo las inversiones correctas, generando el capital humano y determinadas mejoras, puede ser el pilar de la resiliencia y flexibilidad para operar en tiempos cambiantes”, añade Miguel Álvarez.

Como presentó Alfonso Lemme, especialista en soluciones de Blue Yonder, la Torre de Control permite visualizar el agotamiento de un producto (“stock out”), la fecha esperada de llegada de nuevos embarques, ofrece la capacidad de visualizar las bodegas, saber qué está sobre y subutilizado, saber y buscar en qué localidades del mundo se encuentra determinado inventario, entre otros. “Debemos ir a un estadio en que logremos cadenas de suministro autónomas; todo es configurable de acuerdo a la necesidad del negocio”, dice.

Una herramienta clave que cruza transversalmente los 4 pilares es Warehouse Management, dando respuesta al procesamiento de ingresos y salidas, a la gestión de inventarios y sobre todo, a la gestión de recursos y productividad. La gestión de recursos implica administrar todos los recursos en el CD / Bodega incluyendo personal, tareas, equipos en busca de la eficiencia; mientras que la gestión de productividad implica asegurar el cumplimiento a tiempo y preciso de las órdenes de trabajo, siguiendo las tareas y trabajos generados por el sistema.

Finalmente, Liliana González, Cloud Sales, Global Alliances para Latinoamérica de Microsoft destacó la alianza entre dicha empresa con PwC y Blue Yonder. La arquitectura de las tecnologías de BY, soportada en Azure de Microsoft, integra información de otros sistemas para garantizar la extracción y el análisis de los datos que se pueden utilizar en decisiones en toda la cadena de suministro, desde su planificación hasta su ejecución. Otros pilares de esta alianza es la transformación masiva hacia SaaS, el entorno de IA y ML, claves para productividad y eficiencia en una cadena de suministro, y un ecosistema de socios de negocios, con servicios hiper escalables.