Servicio Salud de Antofagasta (SSA) gestionó la contratación de nuevos profesionales que han reforzado el accionar del Hospital Comunitario

Paciente que dio caso positivo se encuentra en cuarentena domiciliaria y sus parientes están en la misma condición con vigilancia epidemiológica de todos sus contactos.

La contingencia sanitaria ha puesto a prueba la capacidad de los equipos de trabajo del Hospital Comunitario de Mejillones que ha aprovechado la contingencia sanitaria para efectuar mejoras en lo clínico y lo administrativo, junto con fortalecer sus relaciones con el intersector, básicamente organismos estatales, municipios y la sociedad civil.

En Urgencia se dispuso la segregación de consultas entre respiratorias y no respiratorias. Ello supuso establecer turnos 24/7 con enfermeros y enfermeras para categorizar a los pacientes, asegurar la calidad de la atención y mejorar la detección oportuna de los casos que califiquen como sospechosos.

Marcelo Valdovinos, director del establecimiento, mencionó que “esta es una de las medidas que nuestra comunidad valora muchísimo porque es la primera que la adoptamos en los 51 años de existencia de nuestro hospital”.

La unidad de salud pública además contrató a un tecnólogo médico para reforzar el servicio de imagenología que permitirá el diagnóstico oportuno de patologías respiratorias a través de radiografía de tórax.

En suma y para optimizar los servicios comunitarios, además de enfermeros/as incorporará técnicos paramédicos, administrativos, un prevencionista de riesgos y un médico con el que se dará inicio a la estrategia de hospitalización ambulatoria.

MÁS PERSONAL

Valdovinos destacó el respaldo del Servicio de Salud Antofagasta para el reclutamiento de nuevos funcionarios/as, lo que “no sólo nos da tranquilidad para la atención de nuestros pacientes, durante esta contingencia sanitaria, sino también, nos deja en un buen pie para afrontar los desafíos venideros. En ello ha sido muy importante la colaboración del director, del subdirector de Gestión y Desarrollo de Personas y de otros profesionales con los que estamos proyectando el crecimiento de nuestra unidad de salud pública”.

Valoró la activa participación de la Seremía de Salud en la vigilancia epidemiológica, así como en el cumplimiento de las cuarentenas, labor en la que también han recibido una gran ayuda de la Municipalidad y de Carabineros de Chile.

Sus actuales afanes giran en torno al abastecimiento de elementos de protección personal (EPP) para funcionarios y funcionarias. Adquirieron 1000 mascarillas N95 y 500 máscaras faciales que recibirán la tercera semana de abril. A ello se añade la cotización para la posterior compra de test rápidos COVID-19.

En lo interno, han propiciado horarios de trabajo flexibles y cuarentena preventiva para el personal más expuesto, vale decir, Urgencia, Hospitalización y Hemodiálisis. Asimismo, “la atención de público se orientó hacia el exterior con tres ventanas para entrega de alimentos, medicamentos y consultas”, comentó Valdovinos.

Añadió que se dispuso de una dupla psicosocial para contención emocional de pacientes y personal del establecimiento. La Unidad de Prevención de Riesgos, por su parte, practica operativos de sanitización del inmueble cada 7 días.

El hospital cuenta con dos ambulancias SAMU completamente equipadas para derivación de pacientes prehospitalarios en casos severos y otros procedimientos médicos.

En caso de cualquier requerimiento, el centro de referencia médico regional es el de Antofagasta. El principal deber del hospital de Mejillones es la promoción y prevención de salud, de modo que todos los esfuerzos desplegados están en la línea de incorporarse de lleno a la red de salud regional.

“Contamos con un equipo de trabajo altamente comprometido y dispuesto a dar lo mejor de sí para superar esta emergencia, afirmó Marcelo Valdovinos”.