Fuente: La Nación de Argentina.

  • Agentes sanitarios de San Pablo se metieron en el campo del Arena Corinthians; la situación había quedado resuelta después del mediodía, pero a los cinco minutos del primer tiempo todo cambió.

Las autoridades sanitarias brasileñas no se quedaron en el pedido o las amenazas. Se hicieron presentes en el estadio y suspendieron el partido a los cinco minutos para buscar deportar a los cuatro futbolistas del seleccionado argentino que actúan en Inglaterra. Las autoridades sanitarias de Brasil, sospechaban que, en el marco de la pandemia de Covid-19 falsearon su declaración jurada para ingresar al país para el partido de este domingo por las eliminatorias para el Mundial Qatar 2022.

La tensión respecto del asunto llegó hasta el límite de que se dudó de la presencia de ellos en el partido, aunque finalmente todos subieron al bus rumbo al estadio Arena Corinthians. El partido comenzó a las 16:00 horas y Scaloni armó a los titulares con todos los integrantes del plantel. Pero a los cinco minutos del primer tiempo se desató el papelón.

Los jugadores sobre quienes la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil (Anvisa) abrió una investigación son Giovani Lo Celso, Cristian Romero (ambos, de Tottenham Hotspur), Emiliano Martínez y Emiliano Buendía (de Aston Villa). Quienes ingresan a Brasil y estuvieron dentro de los últimos 14 días en Reino Unido, Sudáfrica, Irlanda e India deben cumplir un aislamiento preventivo de dos semanas. A los cuatro argentinos se los acusó de haber falseado su declaración.

Desde la AFA no manifestaron inquietud porque, según argumentaron, se cumplió con la burbuja sanitaria estipulada por Conmebol. El enredo se hizo mayor porque la Confederación Brasileña de Fútbol advirtió a la Confederación Sudamericana de la obligación de que los jugadores hicieran cuarentena. Ésta respondió que los países acordaron los protocolos sanitarios y que el tema debía ser resuelto por el gobierno brasileño.