Fuente: Mega.

Dificultad para hablar y moverse son los nuevos síntomas asociados con el nuevo coronavirus, según un informe publicado recientemente por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

«Cualquier persona puede contraer la Covid-19 y caer gravemente enferma. Las personas de cualquier edad que tengan fiebre o tos y además respiren con dificultad, sientan dolor u opresión en el pecho o tengan dificultades para hablar o moverse deben solicitar atención médica inmediatamente. Si es posible, se recomienda llamar primero al profesional sanitario o centro médico para que estos remitan al paciente al establecimiento sanitario adecuado», sostiene el documento de la instancia.

La OMS mencionó en el documento que esta incapacidad de hablar y moverse, acompañan a los síntomas más comunes como la fiebre, la tos seca y el cansancio. Otros manifestaciones menos frecuentes, pero que igual aparecen son la congestión nasal, el dolor de cabeza, la pérdida del gusto y el olfato, las erupciones cutáneas y el cambio de color en los dedos de las manos y de los pies.

Por otra parte, la instancia internacional recordó que la infección respiratoria se propaga principalmente de persona a persona a través de las «gotículas que salen despedidas de la nariz o la boca de una persona infectada al toser, estornudar o hablar (…). Por eso es importante mantenerse al menos a un metro de distancia de los demás«.

El informe, apunta, además que las medidas de protección pasan por «practicar la higiene respiratoria y de las manos. Cuando sea posible, mantenga al menos un metro de distancia entre usted y los demás. Esto es especialmente importante si está al lado de alguien que esté tosiendo o estornudando».

Uso de la mascarilla

En cuanto al uso de la mascarilla, la OMS insiste que actualmente no hay suficientes pruebas a favor o en contra del uso de la misma por personas sanas.

«El uso de mascarillas médicas está recomendado principalmente en entornos sanitarios, pero puede considerarse en otras circunstancias», como es el caso de los trabajadores sanitarios, personas que presenten síntomas y personas que cuiden a enfermos de coronavirus.