El primer ministro británico, Boris Johnson, pasó la noche del lunes al martes ingresado en una unidad de cuidados intensivos después de que empeoraran los síntomas del covid-19 que padece.

«A lo largo de la tarde, la situación del primer ministro ha empeorado y, por consejo de su equipo médico, fue pasado a la unidad de cuidados intensivos», señaló un comunicado del gobierno en la noche del lunes.

El primer ministro, de 55 años, había sido llevado al hospital St. Thomas de Londres el domingo por los «síntomas persistentes» de covid-19.

Johnson había trabajado desde casa desde que fue diagnosticado el 27 de marzo.

Este martes por la mañana el ministro Michael Gove informó que al mandatario se le había administrado oxígeno pero no se encuentra conectado a un respirador.