El próximo martes 12 de noviembre, a las 9 horas, se llevará a cabo, en el Primer Tribunal Ambiental, la audiencia de reclamación de la Asociación Indígena de Agricultores y Regantes de Chiu-Chiu, ASACHI, contra el Servicio de Evaluación Ambiental por la resolución que calificó favorablemente el proyecto Parque Eólico Calama.

Se trata de una modificación al  Parque Eólico Calama B de la empresa Engie,  que se ubica en la ruta 23-CH que conecta Calama y San Pedro de Atacama en la Región de Antofagasta. Consiste en la construcción y operación de aerogeneradores y una subestación elevadora que producirá e inyectará al Sistema Interconectado Nacional (SIN) apróximadamente 460 GWh anuales de energía renovable no convencional (ERNC).

La superficie total del proyecto corresponde a 1.789 hectáreas en la que se instalarán 36 aerogeneradores de hasta 4,5 megawatts con una altura de 110 metros y con un diámetro de aspas de hasta 150 metros.

Las obras involucran también la construcción de 21,40 kilómetros de caminos internos, canalizaciones subterráneas y construcción de fundaciones para aerogeneradores, entre otras obras.

El proyecto fue calificado favorablemente a través de la Resolución de Calificación Ambiental N°0236/2018 de la Comisión de Evaluación de la Región de Antofagasta. Sin embargo, las comunidades de la etnia Aymara y Atacameña manifiestan que se sienten afectados por el impacto que el proyecto producirá en su actividad agrícola y que no solo dice relación con el uso de rutas que utilizan para la comercialización de sus productos, sino también porque se emplazará en una zona en la que se realiza la extracción de barro que usan para la agricultura y para las construcciones de pircas y corrales.

La asociación indígena indica que no se consideraron las observaciones que en su oportunidad ellos realizaron  y que se ha “obviado toda la vinculación y significación que le dan los indígenas al territorio y que va más allá de su proximidad medible, sino más bien relacionadas con el uso que hacen de ella”.

En la reclamación interpuesta ante el órgano colegiado, se indica que “el lugar donde se emplaza el proyecto constituye una zona de uso ancestral dedicada a la extracción de barro (situación reconocida expresamente por el titular del proyecto), cuya existencia y continuidad de uso debe ser garantizada por el Estado de Chile más allá de un proyecto en particular”.

En la audiencia las partes expondrán sus argumentos respecto a los puntos en controversia y será transmitida vía streaming a través de la página web institucional www.1ta.cl