María Carolina Rodríguez Domínguez
Directora (I) Carrera Obstetricia UNAB

Ante todo transmitir tranquilidad, es momento de ocuparse más que preocuparse. Y seguir las recomendaciones de la OMS, Unfpa y otras entidades nacionales como la Sochog y el Colegio de Matronas y Matrones de Chile.

Hasta el momento el Covid-19 se ha comportado como otros coronavirus en relación a las mujeres embarazadas. Manifestando en su mayoría como un resfrío común, no obstante, pudiera existir algunos casos que requieren manejo especializado.

Si estas gestando es recomendable vacunarse contra la influenza, lo cual permitirá tener claridad frente a la presencia de algún cuadro respiratorio y descartar la influenza. Para lo anterior, infórmate, muchos centros de salud han implementado horarios especiales o vacunación domiciliaria. Contacta a tu centro de salud, a tu matrona o a tu médico.

Quédate en casa, disminuye al máximo las salidas. No acudas a lugares concurridos ni recibas visitas en tu hogar. En la casa deben mantener medidas de limpieza y desinfección de superficies y manillas de las puertas. Personalmente les recomiendo que, si alguien debe salir de casa, al regresar deje el calzado afuera (o aparte del que usará intradomicilio), lavarse las manos e idealmente quitarse la ropa que traía de la calle, además de ducharse.

En caso de presentar dolor de cabeza, fiebre, decaimiento u otro síntoma debe contactar a su matrona, médico o red local a través de los múltiples servicios de atención telefónica que se han implementado en diversos centros, puede que la visiten en su hogar o le indiquen si es necesario acudir al servicio de urgencia.

En caso de que la gestante que consulta por sospecha resulte ser positiva para Covid-19 será traslada a Unidades Aisladas para la atención en todo el proceso, desde la consulta al servicio de urgencia maternal hasta el alta del hospital. Si el servicio de urgencia donde está consultando no cuenta con las medidas de aislamiento y cuidado necesarias, deberá ser trasladada lo más rápido posible a una maternidad que sí lo tenga.

En el caso de madres que amamantan, la preocupación principal, de acuerdo con la evidencia actual, no es si el virus puede ser transmitido por la leche materna, sino más bien el riesgo de que la madre pueda transmitirle el virus durante el contacto con su hijo para atenderlo o amamantarlo. Por lo cual, recuerde siempre lavar las manos, previo a este proceso.

Si amamanta y tiene síntomas de Covid-19 como dolor de cabeza, fiebre y decaimiento, consulte telefónicamente o a través de otra plataforma a su matrona, médico o centro de salud.

Una madre que amamanta y posee sintomatología sospechosa, además de contactar a su centro de salud, debe tomar todas las precauciones para evitar la diseminación a su hijo: esto incluye el lavado de manos antes de tocar a su RN y la utilización de mascarilla durante el amamantamiento hasta confirmar o descartar su caso. Si la madre no está en condiciones de amamantar se recomienda la extracción de leche, para esto debe lavar sus manos antes de manipular el extractor y seguir las indicaciones estrictas de aseo del extractor posterior a su utilización. El lactante debe ser alimentado con la leche materna utilizando una cuchara o un recipiente limpios, además, debe llevar una mascarilla, lavarse las manos antes y después de estar en contacto con el lactante, antes y después de extraerse la leche, y limpiar o desinfectar las superficies contaminadas.

Si su hijo tiene más de 6 meses y estaba pensando en dejar de amamantar tal vez sea prudente reconsiderarlo, dado que la lactancia materna previene de muchas otras enfermedades a tu hijo(a).