En la reunión de conformación de la primera Mesa Pública Privada del programa Buenas Prácticas Laborales con Enfoque de Género del SernamEG, la que convocó a 46 representantes de treinta entidades de la región, delinearon las principales acciones a realizar este año, en momentos que el mapa económico local para mujeres cambió desde la irrupción de la pandemia de covid 19.

“A propósito de la pandemia hemos tenido un retroceso en más de una década de participación laboral de las mujeres y por ello debemos trabajar en cuando a las dificultades y nudos críticos que se han acentuado en este último tiempo en perjuicio de las trabajadoras”, afirmó la directora regional del SernamEG, Pamela Astete Chacón.

Agregó que en líneas generales “esta instancia, que reúne a un amplio sector productivo público y privado, pretende incentivar la participación de mujeres, el rol que cumplen en lo laboral, disminuir las brechas de género y generar acciones que vayan en beneficio de la autonomía económica de ellas, en especial las mujeres que viven violencia”.

A la cita, realizada por vía remota, asistieron profesionales del estamento educacional como los Centros de Formación Técnica de Antofagasta y Calama, las Universidades Católica del Norte y Arturo Prat y de Antofagasta, empresas como Ultraport de Mejillones, del proyecto eólico Horizonte de Colbún con presencia en Taltal, Ferrocarril Antofagasta y Codelco distrito Norte, entidades públicas como la Seremi de Educación, Municipalidad de San Pedro de Atacama y gremiales como la Corporación Portuaria y  la Asociación Gremial de Mujeres Transportistas, entre otros.

En esta primera reunión, el académico de la Universidad de Los Andes, Andrés García, afirmó que de manera preliminar se pudo detectar que en el sector transporte y almacenamiento de la actividad portuaria nacional las mujeres reciben en promedio 80 mil pesos menos cuando el sueldo alcanza los 740 mil. La entidad realiza un estudio para determinar la situación actual de las mujeres en este rubro mediante la aplicación de una encuesta.

Brechas posibles de controlar con la certificación de la norma NCh3262, por cuanto “queremos invitar a entidades de distintos rubros a formar parte de la normativa NCh3262 que busca compatibilizar la vida familiar, personal, laboral y fortalecer las habilidades de aquellas mujeres que desean insertarse laboralmente”, sostuvo la seremi de la Mujer y la EG, Karla Cantero Barrios.

La segunda sesión del año fue fijada para el 29 de septiembre, ocasión en que presentarán un diagnóstico de necesidades entre las entidades participantes, con el propósito de detectar nuevas brechas y fomentar las buenas prácticas en los espacios laborales.