Detectives de la sección especializada de Mercado de Bienes Robados de la Brigada Investigadora de Robos de Calama detuvieron a un ciudadano peruano, quien fue sorprendido en su local comercial con material de cobre, cuyo origen no pudo documentar. 

El hecho quedó de manifiesto, tras una fiscalización al local de compra y venta de metales ubicado en calle Coquimbo, parcela 9, de está ciudad. 

Cúando los oficiales revisaron la documentación, este no contaba con las autorizaciones necesaria para su funcionamiento, encontrando además cable de cobre en sacos a granel el cual al ser consultado al encargado, no pudo justificar su procedencia, tenencia ni dominio. 

Por este motivo se procedió a su detención por el delito de Receptación Flagrante. En total se decomisaron más de 2.467 kilos de cable de cobre, todo avaluado en la suma de $ 7.400.000 (siete millones cuatrocientos mil pesos)

De lo anterior se informó al Fiscal de Turno de está ciudad, quién instruyó que el detenido fuese puesto a disposición del Juzgado de Garantía pars la audiencia de control de detención, mientras que el cobre incautado fuese devuelto a sus legítimos propietarios, en este caso la empresa minera CODELCO.