“Cualquier camino ha de mantenerse en continua reparación”.

Víctor Corcoba Herrero. Escritor

No puede haber reconstrucción de nada si el corazón permanece cerrado. El ímpetu está en el alma, no en la mente. Tenemos que abrirnos a la faena del compartir y del donarse. Nos debemos a los demás y estamos obligados a tomar conciencia del sentido de la solidaridad humana. Organizar esta realidad que hoy vivimos como linaje nos exige cooperar, estar siempre en guardia, en disposición de tender la mano. De lo contrario, la especie como tal desaparecerá por sí misma, fruto del caos reinante y del desequilibrio con la naturaleza, además de la división entre análogos, propiciada en parte esta fragmentación por gobernanzas injustas, muchos de estos gobiernos sumidos en ese espíritu corrupto que todo lo vicia, incapaces de combatir los flujos ilícitos de bienes y servicios, así como de poner coto a la siembra de tanta violencia absurda y crimen organizado. Nunca es tarde, por tanto, para el arrepentimiento y la reposición. Cualquier camino ha de mantenerse en continua reparación. Con voluntad todo tiene arreglo.

                La restauración siempre será posible, mientras tengamos camino viviente con el que podamos esperanzarnos. Será cuando se garantice que el poder no es más que un ofrecimiento de servicio, un deber de generosidad, que nos exige saber dominar su uso para no caer en algo opresor, pues todo ha de cimentarse en la igualdad de derechos y oportunidades para todos. Quizás tengamos que mundializar el pacto, mediante un nuevo modelo de gobernanza universal, que indudablemente ha de basarse en la escucha a todos, con sistemas incluyentes y ecuánimes, con estímulos fiscales a proyectos de solidaridad y de energías limpias, fortaleciendo siempre los mecanismos de rendición de cuentas. Es el encuentro entre semejantes, sus latidos conjugados, los que nos dan aliento y hace que nos levantemos, que miremos a nuestro alrededor, y hasta que lloremos de alegría, porque la tristeza es lo que realmente nos debilita.

                En efecto, no hay que tenerle miedo al complejo panorama de hoy, puesto que la tragedia humana del COVID-19, también nos está ofreciendo una oportunidad de repensar sobre nosotros mismos, y sobre aquello que nos circunda. Por desgracia, las expectativas de vida suelen ser determinadas por las circunstancias en las que uno nace, la familia a la que pertenece, el género y tantos otros factores discriminatorios, que coloca a determinadas personas en situación de inferioridad; puesto que mientras unos caminan con suelas de oro, otros van descalzos; o mientras uno viajan en yates de lujo, otros se dejan la vida en el mar, con míseras lanchas,  intentando abrazar otros horizontes que les dignifique y les libere de la agonía, hallando la muerte sin más. Son estos aires segregacionistas, los que más pronto que tarde, han de ser barridos de la faz de la tierra. Pongamos en práctica, lo que ya dijo en su momento, el novelista francés Víctor Hugo (1802-1885), de que “no hay más que un poder: la conciencia al servicio de la justicia”. Tal vez, el rescate más necesario y sublime,  sea ponernos todos al servicio de lo auténtico. Dejemos de mentirnos, que cuanto más rueda la bola de la apariencia, más nos ahorcamos.

                Permitirnos eclipsar por el maldito engaño es una forma de destruirnos el alma, que demolida tampoco siente ni padece por nada, pero que en este desorden en el que nos movemos, también llevamos en esa culpa la pena. Son tantas las desolaciones, que la pandemia probablemente incrementará aún más la pobreza y la desigualdad en el mundo, lo que dejaría al descubierto la falta de criterio y actuación conjunta ante las deficiencias de los sistemas sanitarios, la precariedad del empleo y la ausencia de oportunidades para esa gente que el mismo sistema excluye.  Por eso, es el momento de la acción, de aspirar a transformar el mundo, haciéndolo más verde y sostenible, más de todos y de nadie, sabiendo que lo importante no es lo que queda por hacer, sino lo que se aspira a hacer, para salir de esta economía excluyente, diciendo un ¡no rotundo! a un dinero que somete en lugar de servir. Así, se manifiesta un deseo de participación de numerosos ciudadanos que quieren ser oídos, como ese mundo privilegiado y formar parte de esa historia de reconstrucción en la que estamos inmersos. ¡No apartemos a nadie! Seamos familia, renazcamos como tal, ¡démonos vida, corazón a corazón!