Tras diversas denuncias recibidas en la Gobernación de Antofagasta, por parte de vecinos, una residencial ubicada en 14 de febrero al llegar a Maipú, cuyo propietario de origen chino, quedó con la prohibición de funcionamiento debido a las deplorables condiciones de higiene y graves condiciones de seguridad que afecta a los propios pasajeros y a vecinos del sector.

Funcionarios de la Seremi de Salud, tras revisar minuciosamente las condiciones de la residencial de tres niveles y 20 habitaciones, dejó en evidencia la presencia de baratas y fecas de ratón en las habitaciones, cocinas y baños. Aguas grises estancadas en los sanitarios y duchas obstaculizadas, que no permiten su correcto drenaje. Presencia de desechos orgánicos esparcidos por el lugar, falta de aseo en cocinas y mesones acondicionados para la manipulación de alimentos. La residencial no contaba con extintores, sistema de emergencia ante cortes de energía y la única entrada y salida ante evacuación, se encontraba obstaculizada por colchones y muebles. Antecedentes que se suman que hace pocos días, este recinto fue afectado por un incendio por falla eléctrica precisamente en su entrada, poniendo en grave riesgo la seguridad de las personas y de las casas colindantes.

El Gobernador de Antofagasta, Nalto Espinoza, explicó que “hemos realizado esta fiscalización, a raíz de una denuncia que nos han hecho vecinos del sector, por el funcionamiento de una residencial en forma absolutamente irregular con condiciones insuficientes para la vida normal de las personas, además de no tener patente municipal y ningún tipo de autorización; por lo tanto, en conjunto con la autoridad sanitaria y el apoyo de carabineros y la policía de investigaciones, hemos prohibido su funcionamiento”.

Gobernador de Antofagasta, Nalto Espinoza.

El Gobernador Espinoza dijo que “no estamos dispuestos a permitir que este tipo de locales funcione, porque además se presta para otro tipo de irregularidades. Se ha fiscalizado la presencia de cinco extranjeros indocumentados, los cuales han sido citados por PDI, para iniciar la denuncia correspondiente. Es una buena noticia para el sector, para el vecindario y para la ciudad que hayamos hecho esta fiscalización y prohibir el funcionamiento de este local”.

Mediante oficio la Gobernación de Antofagasta, solicitará al Servicio de Impuestos Internos y a la Superintendencia de Electricidad y Combustibles, fiscalizar la operatividad y funcionamiento de la residencial, que no cuenta con patente municipal, iniciación de actividades comerciales para su funcionamiento y que además reviste una grave amenaza ante una emergencia, por las malas condiciones en que se encuentra el sistema eléctrico sin certificar en las 20 piezas de material ligero, por el cual las personas, que desde hoy deben abandonar el inmueble, pagan cinco mil pesos diarios.